Organización Política del Imperio Inca

En la cultura precolombina peruana el Imperio Inca, era considerado una de las civilizaciones más grandes de América para esa época. La cual contaba con una organización política basada en el teocratismo y absolutismo. Pues, se consideraba que el Emperador provenía de la divinidad y los cargos políticos eran heredados. De esta manera, pudieron mantener el control de una nación de tan grande y lograron construir ciudades como Machu Picchu y Cuzco. Para conocer más sobre la organización política del Imperio Inca, sigue leyendo.

Estructura política del Imperio Inca

La estructura de la organización política del Imperio Inca se basaba en el poder imperial para gobernar una masa de personas que se encontraban ubicadas en 4 grandes territorios. Los cuales eran Contisuyo, Chinchaysuyo, Antisuyo y Collasuyo.

En esta cultura el emperador se denominaba Inca, el cual tenía el máximo poder que era de origen divino. Pues, los dioses lo habían elegido para gobernar y controlar ese pueblo aborigen. Además, las leyes que este promulgaban eran para impulsar el trabajo, pues los ladrones y holgazanes eran condenados.

Por otra parte, los 4 territorios Inca se comunicaban por medio de caminos y abarcaban los principales puntos de este gobierno. En consecuencia, la estructura y organización del Imperio Inca fue creado para obtener el progreso y avance de esta civilización. Además, son reconocidos por establecer uno de los gobiernos más organizados para su época.

El Inca

El Inca vivía en la ciudad del Cusco donde construían un gran palacio con todas sus comodidades y muros a su alrededor para protegerse de cualquier ataque. Era considerado el soberano del Imperio Inca. Pues, era el encargado de gobernar todo el territorio que habían dominado por medio de sus invasiones a otras civilizaciones.

Se caracterizaban por el absolutismo pero sin llegar al despotismo. Pues, sus órdenes debían cumplirse inmediatamente y no se podían discutir. Sin embargo, siempre estaban orientadas en el ámbito militar, civil, social, religioso y económico. En pro y beneficio de las clases populares.

Por otra parte, solo tenía una sola esposa, pero algunas concubinas. Solo podían ser mirados a la cara por algunos familiares y administradores de confianza. Los cuales eran elegidos entre sus hijos u hombres más cercanos.

Administración Inca

Los administradores del Imperio Inca eran elegidos por el Sapa Inca, entre sus hijos y hombres más cercanos. Pues, no solo se encargaba de ejercer el dominio absoluto y el poder sobre esta civilización. Si no se ocupaba de organizar todo el abastecimiento de los pueblos ubicados en los diferentes territorios. Especialmente, en las épocas de sequías o grandes lluvias.

Además dirigía grandes obras públicas construidas en las ciudades principales. Este Emperador era asesorado por los mejores miembros de la aristocracia llamados “orejones”. Pues, se caracterizaba por tener grandes adornos en sus orejas que le causaba una deformación.

Es importante acotar, que el Imperio Inca fue gobernado por varios Emperadores. Sin embargo, no se conoce la fecha exacta del reinado de cada uno de ellos.

El Consejo Imperial

El Consejo Imperial o Tahuantinsuyo, era mayor organización política del Imperio Inca. Pues eran el encargado de asesorar al Sapo Inca en todos los asuntos importantes relaciones con la parte social, militar, económica y civil. Los cuales estaban Organizados por cuatro gobernadores que dirigían las cuatro provincias.

Se reunían periódicamente con el Emperador para rendirle cuentas sobre sus mandatos, en la sede principal del Consejo que estaba ubicada en Cuzco, capital del Imperio.

De igual forma, sus órdenes eran en nombre del Sapo Inca. También, contribuían considerablemente en la consecución de las leyes promulgadas por este gobierno imperial.

El Auqui

Era el principal heredero del Imperio Inca, el cual era seleccionado entre los hijos del Emperador. Quien era seleccionado por su valentía, coraje y astucia. Es decir, que se tomaba en consideración sus dotes y no su calidad de primogénito. Sin embargo, debía ser uno de los hijos varones de su esposa principal llamada Coya.

Pero, si el príncipe heredero era hijo de una esposa concubina, se realizaba una gran ceremonia para que la Coya lo convirtiera en su hijo adoptivo. En este caso, ocuparía el lugar principal de una Panaca y reinaba junto al Emperador.

De esta manera, eran entrenados para conocer toda la administración de la Nación y como ejercer el poder en caso de que su padre falleciera. Así, eran puestas en práctica todas sus virtudes y dotes.

El Apunchic

Eran los gobernadores de las cuatro provincias que conformaban el Imperio Inca. Quienes estaban fiscalizados por los Tucuyricuy, que significa “los que todo lo oyen y todo lo ven”.

De esta manera, eran los encargados de verlas por el orden y cumplimiento de las leyes. Además, del control de la conducta de la sociedad civil para una convivencia sana y sin conflictos.

Los Apunchic, eran nombrados entre los colaboradores más destacados, guerreros y valientes. Debido a que, asumían las responsabilidades, militares, políticas, sociales y economía de los pueblos que conformaban las provincias.

Los Tucuy-Ricuj

Eran funcionarios encargados de fiscalizar las provincias, para constatar el cumplimiento de las leyes y normas sociales establecidas por el Imperio Inca.

Además, podían castigar a los Apunchic que estuvieran gobernando con abusos y negligencias. Incluso, llegar a tomar el poder de las provincias si lo consideraban necesarios.

Su nombre se deriva de la frase “el que todo lo ve”. Pues, solían realizar viajes de improvisto a las diferentes provincias que estaban bajo el mando del gobierno imperial. Con el propósito de recoger el tributo para después enviarlo al Cuzco y velar por la plena aplicación de las leyes dispuesta por el Inca.

El Curaca

Eran los antiguos jefes de los pueblos que fueron dominados por el Imperio Inca. Tenían como función ejercer cargos políticos y administrativos de Ayllu. Pues, eran los encargados de recoger los tributos dando por los habitantes de las tribus, para luego otorgárselos a los Tucuy-Ricuj.

Por lo general, eran los más ancianos y sabios de los poblados que gobernaban de manera paternal. En la gran mayoría de los casos heredaban su cargo a alguno de sus hijos con grandes dotes y capacidad para ejercer el mandato. No obstante, los Incas tenían la potestad de nombrar a los curacas que se resistían a su dominio.

En líneas generales, la organización política del Imperio Inca está estructurada de manera jerárquica. Pues, se regían por la máxima autorizada que era el Inca, quien a su vez tenían a su cargo consejeros y asesores para mantener el control de las cuatro provincias que conformaban el imperio. En consecuencia, el pueblo era sometido por una gran élite que se encarga de someterlo y obligarlos a pagar tributos al Emperador.

Leave A Reply